Mail: info@adaec.es Telf. +34 607 83 47 92/ 607 53 19 36 / Lunes, miércoles y viernes de 10 a 12h

¿Qué es la Endometriosis?

-ENDOMETRIOSIS-

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad crónica, generalmente progresiva e incapacitante. Afecta a un número importante de mujeres , entre un 10 y un 15% de la población femenina, lo que se traduce en más de 2 millones en España, 14 millones en Europa y 176 millones en todo el mundo.

La endometriosis es una enfermedad que sólo sufren las mujeres, dado que, como su nombre indica, tiene que ver con el “endometrio”. Como su etimología indica, es una enfermedad del endometrio (sufijo -osis equivale a enfermedad).Consiste en la implantación y crecimiento benigno de tejido endometrial fuera de su lugar habitual, siendo las localizaciones más frecuentes el ovario y el útero (ambas ocupan el 75% de los casos), Aunque según sea el grado y evolución de la enfermedad se pueden ver afectados más órganos como: colon, vejiga, uréteres, riñones, bazo, vesícula, hígado, pulmón (sufriendo de neumotórax), ojos y hasta el cerebro en los casos más raros, por lo tanto, podemos afirmar que una paciente de endometriosis puede sufrir ocupación de endometrio en cualquier parte de su cuerpo.

Este tejido endometrial tiene dependencia hormonal del ciclo menstrual, produciéndose sangrado y desprendimiento del mismo con la menstruación. Tiene capacidad para crecer, infiltrar e incluso diseminarse de forma similar al tejido tumoral, pero su transformación maligna es muy rara.

Es una enfermedad crónica que, en al menos el 50% de las mujeres afectadas, es recurrente y progresiva, de la que aún se desconoce la causa que la produce y a día de hoy “no tiene cura”.

 Como decíamos al principio, afecta a un importante número de mujeres en edad fértil, con manifestaciones clínicas que abarcan un amplio espectro, encontrando desde personas asintomáticas hasta formas que requieren varias intervenciones quirúrgicas para la eliminación de los injertos de tejido endometrial y adherencias peritoneales. No existe un tratamiento específico, solo paliativos para el dolor.

Sus síntomas suelen ser dismenorrea (menstruaciones dolorosas), dolor durante y después de las relaciones sexuales, problemas reproductivos (infertilidad/esterilidad), Dolor abdominal y/o pélvico, sangrados abundantes y/o irregulares, trastornos intestinales, trastornos urinarios, cansancio o fatiga crónica, entre otros. Cabe destacar que existen mujeres asintomáticas cuyo avance de la enfermedad es alto, y de la misma forma, mujeres que padecen fuertes síntomas estando en grados iniciales, por lo que observamos que aunque lo normal sería a más avance más síntomas, no es una norma en la endometriosis.

 

De igual manera que en el cáncer, nos encontramos con cuatro grados, que van del leve, moderado, grave y severo, siendo su último grado 4 severo la forma más agresiva de la enfermedad, pudiendo mermar de manera definitiva la calidad de vida de la paciente, incapacitándola para el desarrollo de una vida normal, o incluso causarle la muerte por problemas derivados de una infección peritoneal, sepsis o pérdida de un órgano vital. Al menos el 15% de las enfermas de endometriosis sufren este grado, quedando fuera de baremos de incapacidad y no siendo tratadas con la seriedad de la patología que las invade. El tiempo medio para la emisión de un diagnóstico sufre un retraso cercano a los nueve años y se calcula que una paciente visita a cinco médicos distintos –médicos/as de familia, ginecólogos/ as y otros/ as especialistas- hasta que se le diagnostica la enfermedad. Durante este período las pacientes sufren, además de los problemas derivados de la enfermedad, una considerable disminución de su calidad de vida debido al estrés, el desconocimiento y la incomprensión social, familiar y en muchos casos médica.

Al mismo tiempo, la endometriosis es la mayor causa de infertilidad femenina que se conoce, ya que ocupa cifras que rozan el 50% de los casos de infertilidad por sí sola. Esta infertilidad se puede deber bien a la destrucción del tejido ovárico tras múltiples endometriomas e intervenciones quirúrgicas en casos de endometriosis ováricas, incluso pudiendo perder la paciente todo el tejido ovárico, o bien por problemas de implantación, al estar avanzada la enfermedad.

La normalización del dolor femenino, es la primera causa del ostracismo y desconocimiento social al que nos vemos sometidas. Es por ello que necesitamos que rompas este silencio con nosotras y nos ayudes a dejar de ser INVISIBLES.